pagina de polo ralph lauren Poes a e ilusiones de un albergue para exprostitutas mexicanas

Politica y Sociedad Espacio dedicado a la informaci n y discusi n de todo lo relacionado con nuestro pa s, departamento y ciudad, pero tambi n de todo aquello que ocurre en el mundo. Noticias, fen menos sociales y datos hist ricos tienen su sitio aqu . Todas las opiniones se aceptan siempre y cuando se hagan respetando a los dem s y sin insultos. .

Temas Similares Tema Autor Foro Respuestas ltimo mensaje Poes a rebelde, Poes a consiente jandresom Libros, Poesia y Escritos 7 01 04 2013 13:14:22 Nuevo planeta extrasolar, un mejor albergue para la vida FerguZ Ciencia 5 08 09 2011 09:29:44 Miguel Bos inaugura un albergue para ni os ind genas en Chiapas ! Master ! Television y Farandula 4 12 11 2010 17:06:16 Para los que gustan de buena poesia. MAN OF THE HOUR Libros, Poesia y Escritos 4 12 01 2010 15:10:09 No Mas Poesia De Fantasias Poesia Real (letra Canciona) [[ DJ LOKO ]] Libros, Poesia y Escritos 5 30 06 2007 13:00:56

1Me Gusta Top All This Page

Poes a e ilusiones de un albergue para exprostitutas mexicanas

Cr nica de vida de una extrabajadora sexual que ahora se refugia en las p ginas de los libros.

Aferrada a un grueso cuaderno y una mirada de ilusi n, Marbella, hu sped de un albergue para exprostitutas en Ciudad de M xico, espera ansiosa conocer en febrero los resultados de un importante concurso de poes a en el cual particip . “Al ver que no lograba nada por el camino honrado y que sus hijos necesitaban comer, un techo que los cobijara, una tarde de lluvia se par en aquella esquina, que fue testigo de una m s que se dedicaba al m s antiguo de los oficios”, recita Marbella.

Sus palabras narran la vida de algunas residentes de la casa Xochiqu tzal, que desde hace seis a os alberga a mujeres de escasos recursos que se dedicaron a la prostituci n y que no tienen quien se ocupe de ellas por el rechazo de sus familiares.

En el patio de la casona, rodeada de una silenciosa paz, que contrasta con el enjambre de comercios callejeros que la rodea, en pleno centro capitalino, Marbella de 57 a os y que dej la prostituci n hace cinco, sigue recitando. Hay poemas autobiogr ficos, otros inspirados en la amistad y algunos de cr tica al gobierno, como “Soldado no dispares a tu pueblo” que evoca la represi n estudiantil del 2 de octubre de 1968 en el barrio de Tlatelolco.

Tras ser violada por su padre a los ocho a os y echada a la calle por su madre, Marbella empez a rodar una vida en la que la muerte le ha arrancado a sus seres queridos. Una anciana, a la que llama “mi abuela”, se encarg de ella tras encontrarla en la calle. Hasta su adolescencia tuvo cari o, techo, alimento, educaci n y adem s un novio, que le entreg afecto. Pero a los 16 a os se vio nuevamente en la calle tras la muerte de la anciana que la cuidaba y el asesinato de su novio. “Una vez, ten a d as sin comer, casi me caigo pero un hombre como de 50 a os me sostuvo. Yo era guapa, ten a el cabello debajo de las caderas. El se or me llev a comer, me dio dinero y pas lo que ten a que pasar”,
camisetas de polo ralph lauren Poes a e ilusiones de un albergue para exprostitutas mexicanas
narra.

Con una sonrisa recuerda a este hombre con quien tuvo una larga relaci n. Se mud a Morelia (oeste), donde este hombre le procur una vivienda y la ayud a estudiar para maestra, pero cuando iba a poner a su nombre un departamento, l muri en un accidente carretero.

Sola y empleada, en un restaurante de hotel, encontr en la prostituci n su sobrevivencia. “El due o del restaurante me dejaba, primero sub a yo al cuarto y luego los hombres”, explica.

Pas el tiempo, se enamor y se embaraz de su primer hijo cuando ten a 23, pero el padre la dej . “Despu s que naci mi beb , quer a ser una mujer honesta para que mi hijo no se avergonzara de mi, pero nadie me quiso dar trabajo cuando me ve a con un ni o”.

As , regres al restaurante y al negocio del sexo. Dos a os despu s, Marbella, que ya ten a dos ni as m s, segu a una “doble vida” porque no dej la prostituci n, y su pareja del momento lo supo. “Todo se acab cuando llegu a casa y lo encontr en la cama con mi mejor amiga”, dice Marbella.

La vida ten a que segu r. A sus hijos mayores los envi a un poblado con su madrina y ella permaneci en Morelia con su hija de meses. Siguieron los trabajos de limpieza combinados con la prostituci n para mantener y dar estudios a sus hijos. “Nunca supieron a que me dedicaba”, dice Marbella.

Pero la mala fortuna la top con uno de sus clientes, quien sin tapujos solicit sus “servicios” enfrente de sus hijos cuando stos eran ya adultos. “Me insultaron terrible. A os de no verlos, mi hija quiere buscarme, mi hijo no quiere saber nada de m . Yo los perdono, que Dios los bendiga”, dice llorando.

Hace cinco a os, otra tragedia: su hija de 18 a os, con la que siempre vivi , muri de leucemia. “Me volv loca, me quise suicidar”, dice desesperada.

Para olvidar, vino a la capital y fue admitida en Xochiqu tzal, donde pasa sus d as escribiendo y leyendo. Cita a cl sicos como Miguel de Cervantes o Edgar Alan Poe y es apasionada del popular poeta mexicano Jaime Sabines. “No voy a decir si me toc una mala vida, es la que me toc . Quiz despu s tendr mi recompensa, quiz cuando muera. Tengo ilusiones como terminar mis estudios de maestra y ver aunque sea un libro peque ito de mis poes as”. Antes de despedirse, recita: “Yo soy la que te ama, la que te consuela, la que te da alegr a en tus noches de tristeza. Yo soy la que te calienta cuando hace fr o, yo soy tu amiga incondicional”.
camisetas de polo ralph lauren Poes a e ilusiones de un albergue para exprostitutas mexicanas