ralph lauren botas Podr n perdonar a Uribe

Politica y Sociedad Espacio dedicado a la informaci n y discusi n de todo lo relacionado con nuestro pa s, departamento y ciudad, pero tambi n de todo aquello que ocurre en el mundo. Noticias, fen menos sociales y datos hist ricos tienen su sitio aqu . Todas las opiniones se aceptan siempre y cuando se hagan respetando a los dem s y sin insultos. Lo sorprend a ese contraste con los resultados de las encuestas donde el hoy senador ha mantenido una favorabilidad por encima del 50 % y la opini n generalmente positiva que hay en el exterior de su mandato de ocho a os. Me lleg a comentar que percib a en sus interlocutores incluso un mayor odio hacia la figura de Uribe que a las mismas FARC. No exagere, le contest . Los colombianos somos apasionados, sucumbimos a la hip rbole. Y el expresidente, por su presencia diaria en nuestras vidas desde 2002, suscita emociones y es m s f cil hablar de l que de un grupo lejano y distante como la guerrilla.

Me acord de esa conversaci n en estos d as al ver las reacciones de diferentes sectores al acuerdo de justicia transicional. Y me qued pensando que tal vez subestim el grado de belicosidad de algunos hacia el ex mandatario. A las pocas horas de la estrechada de mano del presidente Juan Manuel Santos y alias ‘Timochenko’, muchos se alaban a Uribe como el gran perdedor, como si su gobierno apenas fuera una luz fugaz, insignificante en esta lucha de la sociedad colombiana contra uno de los grupos ilegales mejor armados y financiados del mundo.

Perm tame un par ntesis: nunca he votado por lvaro Uribe V lez. No lo hice en el 2002 cuando promet a mano firme y coraz n grande; ni en el 2006 donde form parte de la minor a colombiana que consideraba inconveniente su reelecci n, ni en el 2014 cuando se lanz como cabeza de la lista al Senado del Centro Democr tico. Como miembro del equipo de SEMANA, particip activamente en las revelaciones de la parapol tica y de las llamadas chuzadas del DAS, una manera muy colombiana de describir el espionaje telef nico y personal. Era fundamental develar la infiltraci n paramilitar en el Estado y el abuso de poder del Ejecutivo. Mas, tampoco soy ciego. Uribe recibi una Colombia sin esperanzas en 2002 y entreg un pa s transformado a su designado sucesor Juan Manuel Santos en 2010. Una naci n con muchos problemas, s . Con muchos lunares, s . Pero, con un futuro m s despejado, tan despejado que Santos pudo contemplar ponerle punto final al conflicto.

Considero que Uribe se equivoca en mantener su oposici n f rrea al proceso porque al hacerlo desdibuja su legado y facilita la labor de sus enemigos de calificarlo como guerrerista. No comparto su lenguaje radical ni sus trinos venenosos contra el presidente Santos.

Sin embargo, por lo menos sus posturas son m s consistentes. Lo que es incomprensible es c mo las mismas personas que piden absolverle los cr menes a las FARC pregonan a los cuatro vientos su deseo ntimo de que el expresidente termine en la c rcel. Les parece poca cosa perdonarle las fechor as a un grupo guerrillero que ha reconocido miles de secuestros (retenciones en la jerga fariana), atentados terroristas, reclutamiento de menores, siembra de minas quiebra patas y ejecuciones extrajudiciales (justicia revolucionaria en la jerga fariana). En cambio, con Uribe son implacables ante sus presuntas s son presuntas acciones fuera de la ley. No me refiero nicamente al fiscal que al tiempo que suspend a las investigaciones contra el Secretariado, abogaba porque el nuevo tribunal que surja del acuerdo de paz juzgara las acciones del expresidente durante su mandato como gobernador de Antioquia.

Varios l deres de opini n tambi n sue an con ver al ex mandatario de los colombianos con una pijama de rayas, e incre blemente, a los alias ‘Iv n M rquez’ y ‘Timochenko’ en el Congreso. Francamente, no entiendo c mo esa actitud nos llevar a buen puerto. Tal vez el primer paso sea que estos furibistas antiuribistas apliquen lo que tanto predican de reconciliaci n y empiecen a perdonarle a Uribe sus ofensas, reales e imaginarias. Como dijo el presidente Santos, la paz se hace con los enemigos, no con los amigos .

Respuesta: Podr n perdonar a Uribe?

Hasta el 2009 me identifiqu como uribista y defend a f rreamente sus tesis e ideas. Despu s de esa poca, me “desencant ” del uribismo. Hoy intento ser justo con las opiniones que hago sobre el ex presidente y ahora senador, pues creo que a pesar de todo hizo cosas importantes por el pa s que no deben ser ignoradas, as como se hace nfasis en sus errores y los cuestionamientos sobre su honestidad e integridad.

Personalmente es muy molesta la actitud soberbia de algunos uribistas que creen tener una superioridad moral e intelectual o que el l der pol tico al que siguen las tenga, pero eso de andar criticando porque s me parece la actitud m s est pida y rid cula que uno puede hacer. Ambos personajes se parecen mucho, pero los uribistas por lo menos en este asunto han sido m s coherentes.

Bien lo dice la ltima frase, la paz se hace con los enemigos (o los rivales, como quieran llamarlo).

pakirris y DarkPit Le Gusta Esto

Iniciado por cesar coy

Pues claro que lo podemos perdonar!!! Tanto a las Farc como al expresidente podemos perdonarlos siempre y cuando aclaren sus actos, pidan perd n por ellos si es el caso y se comprometan a no permitir la repetici n de ellos.

Lo que es imposible es perdonarlos si en cualquiera de los casos se niegan a aclararlos e insisten en posar de victimas por ser se alados por ellos.

Pero lamentablemente eso nunca va a pasar. El tener poder hace un da o terrible en la mentalidad de una persona (creen que tienen siempre la raz n y m s con los asesores petardos que nunca lo van contradecir; y lo digo de los dos lados de la moneda). Despues de un tiempo el ego es extremandamente alto y no van a confesar sus crimenes y menos pedir perdon por sus actos. Ademas nadie estan estan estupido de decir: si yo lo hice, por que sabe que se le va ir muy hondo en el proceso que lo este acusando;
romance men ralph lauren Podr n perdonar a Uribe
o si no vea el caso reciente del exgobernador de cundinamarca que todo lo negaba de manera cinica, hasta que las pruebas que lo hicieron caer eran contundentes (y ni asi lo querian joder por que nuestro sistema judicial estan precario que ya el hombre estaba sobornando a un procurador y gente de la fiscalia) o un caso aberrante como es el proceso del antiguo alcalde de bogota samuel moreno (que esta listo para salir de la carcel por vencimiento de terminos).