polos manga larga ralph lauren Podría la agricultura ecológica alimentar a la población africana

Desde 2009, la fundación SAT (Agricultura Sostenible de Tanzania en sus siglas en inglés) ha trasladado este concepto a más de 1.000 granjeros locales, enseándoles nuevas técnicas para aumentar su producción sin depender de fertilizantes o agentes químicos. Ellos creen firmemente que este modelo será el único capaz de garantizar la alimentación del futuro.”Morongoro ha sido tradicionalmente una región estratégica para la agricultura y ahora el gobierno está empezando a ver la importancia que tiene de este sector a través de la agricultura ecológica. Muchos se preguntan cómo puede ser que no utilicemos químicos ni fertilizantes, pero con estas prácticas la agricultura será sostenible, ellos serán independientes, comerán más sano y se mitigarán los efectos del cambio climático”, explica a EL MUNDO Janet Maro, directora ejecutiva de SAT. Tanzania está a la cola del sistema productivo concebido como motor económico del país. Las inversiones en el sector agrícola y los proyectos no son lo fuertes que debieran y las prácticas generales son de subsistencia.Sociedad matriarcalEn una sociedad matriarcal como la tanzana, es importante, además, que la mujer sea capaz de tener capacidad económica para mantener a la familia. Chagua Kibwana relata a EL MUNDO cómo ha mejorado su producción desde que ha cambiado la manera de producir: “Tengo los mismos productos que cultivaba antes, pero he cambiado la forma de cultivarlos y, gracias a ello, la cantidad y la calidad del producto. Ahora tengo los alimentos divididos en secciones, con lo que se ahorra mucha agua y la tierra es más estable”.Con sus ahorros gracias al comercio del excedente de producción, su hija se ha convertido en la primera universitaria de la aldea. Generalmente la mujer tiene su propio terreno y el hombre otro distinto, ya que la primera aporta sus ganancias al núcleo familiar mientras que el hombre suele gastarse el dinero en sus cosas.Maro derrocha entusiasmo con su trabajo. Recién graduada en la Universidad de Agricultura de Morogoro, quiere marcar un antes y un después en su comunidad: “Hemos observado en este tiempo que ha tenido un impacto muy bueno entre los granjeros. Antes lo pasaban peor porque las estaciones de lluvias están variando a causa del cambio climático. Sin embargo, con las prácticas ecológicas están adaptados a los cambios de clima, y saben cómo ahorrar el agua. También utilizan elementos locales preservando la biodiversidad”. El no utilizar fertilizantes también ha mejorado las condiciones de vida de la población local: “Antes siempre utilizaba fertilizantes, pero era incapaz de llevar a mi hijo al colegio. Ahora soy capaz de pagar las tasas escolares”, relata Pius Paulini, un agricultor.Las otras alternativasHace tres aos el G8 lanzó un ambicioso proyecto para acabar con el hambre en el mundo o al menos intentarlo promoviendo la productividad agrícola. Lo llamaron la “Nueva Alianza para la seguridad alimentaria y la nutrición” y tenía como objetivo alimentar a los millones de personas que habitan en frica. La macro concepción de la implantación de gigantes empresariales dedicados a nuevas formas de realizar agricultura, como Monsanto, aparecía como una revolución de la producción y como la única vía posible para alimentar a la población mundial.La primera pega al sistema de producción propuesto es que no se tuvo en cuenta el contexto en el que se iba a aplicar. frica y desempleo son dos conceptos que vienen acompaados y seguidos muy de cerca por los de crisis alimentaria, pobreza y corrupción. Esto obliga a que las familias pobres mantengan un sistema de producción de subsistencia para poder garantizar su alimentación en primer lugar y vender los excedentes para comprar otros bienes y pagar las tasas escolares de sus hijos. El pacto entre el G8 y el resto de actores tenía prevista la inclusión de parte de la población en sus sistemas de producción, pero sería imposible emplear a todos los granjeros de subsistencia (en el caso de Tanzania, un 75% de la población).”Creemos firmemente que este tipo de agricultura es la solución para alimentar a la población, y es el modelo que estamos trasladando a los agricultores”, explica a EL MUNDO David Amudavi, director de Biovision Africa. “La ‘Revolución Verde’ nunca ha sido una solución para la seguridad alimentaria. Aunque la producción era buena, no lo fueron sus efectos y por eso colapsó dejando terrenos inutilizables. Nosotros nos oponemos a las decisiones del G8 y apoyamos la agricultura ecológica porque se utilizan elementos orgánicos y crea menos impacto en el medio ambiente”. Para BioVision es hecho de que la agricultura ecológica no despegue en frica se debe a que “en cuanto los agricultores tengan beneficios, no los tendrán las compaías”.
zapatilla polo ralph lauren Podría la agricultura ecológica alimentar a la población africana