polos ralph lauren outlet director de Montevideo Music Group

Una vez, Federico Marinari tuvo una idea. No sabe si apareci de pronto, como una epifan o se fue construyendo hasta que es esto Pongamos que la cosa empez a amasarse de gur cuando, a finales de la dictadura, acompa al viejo Marinari a los ensayos de La Reina de La Teja y Falta y Resto, o a las pe donde alternaban Larbanois Carrero y Canciones para no dormir la siesta. Ah estaba la bohemia de entonces y la militancia, las canciones de protesta y la vanguardia del canto popular, a medio camino entre la murga y el folklore latinoamericano.

Eso, justo es decirlo, le gustaba, pero lo que lo despeinaba de verdad era la electricidad. Ese mestizaje de lo tel con la instrumentaci heredada del jazz, del rock, del pop. Eso que hac (eso que hace) Jaime Roos, por poner un ejemplo. Eso que hac Carlos Vidal a fines de los 80, que a Federico le volaba la peluca.

Federico Marinari tuvo la suerte (por ah se la busc no queda claro), de trabajar siempre vinculado a la m Entr de mandadero en el viejo Palacio de la M vendi instrumentos y discos compactos, y se fue metiendo en la producci art y ejecutiva. Pero adem sigui cantando.

Hace unos cuantos a ya como director de Montevideo Music Group, acu el t M Popular Uruguaya (MPU), para referirse a una movida de cantautores m o menos urbanos, m o menos murgueros, que apadrinaba el sello. Ah encajaron, entre otros, Tabar Cardozo, Pinocho Rout Alejandro Balbis y Pitufo Lombardo, y una camada m nueva con El Alem y Dami Salina como punta de lanza.

Lo que en ese momento era considerado por muchos una maniobra entre chanta y oportunista (quien esto escribe, tambi es justo decirlo, suscribi a dos manos), demostr con el paso del tiempo, ser un acierto. Es que un d Federico Marinari tuvo una idea, y fue jug fichas hasta conseguir que diera resultados.

El 1 de abril se realizar un nuevo festival de la MPU, el quinto en la vida de la corriente y el primero en seis a en el que los artistas del sello exhibir sus canciones y mostrar qu tan cierto es esto de una generaci de cancionistas que tienen en com como le gusta a Marinari, el barniz pop, la sensibilidad murguera y la polenta del amplificador.

fue que arrancaste en la m 46 a y hace 21 empec a salir en Carnaval. Antes cantaba en coros populares, y cosas as Yo labur en el Palacio de la M Era vendedor, despu subencargado de sucursal, despu vend los discos compactos cuando aparecieron, en la sucursal del Centro. Estuve a ah adentro. Entr de cadete, de pibe. Hac los mandados. Empec por las vacaciones del liceo, y me entusiasm Pas a los tres meses, a auxiliar de dep y me quise quedar.

Siempre estuve vinculado. Previo a la apertura democr mi viejo me llevaba a las pe Jorge Reyes, Larbanois Carrero, Rumbo, Canciones para no dormir la siesta. Artistas que suplieron a los que no pod cantar. Yo cantaba, y me imaginaba salir en una murga. Iba a los ensayos de Falta Resto y La Reina de La Teja. Nunca me imagin que iba a terminar cantando canciones que escuchaba cuando ni Mi canci favorita era “Adi juventud”, del 84. A m lo que me gustaba, cuando pibe, era la fusi la mezcla. Cuando surge Contaviento, que a m me encantaba, Gustavo Fern el vocalista, sal en La Reina de La Teja, era primo. Y enchufaban. Y claro, los que ven de murga generaban esa cuesti interna, y esa incidencia se notaba. Benjam Medina, Walter Venencio, Canciones para no dormir la siesta, todos esos tipos tuvieron que ver, todo eso enchufado a m me encantaba. Cuando escuchaba que met un bajo el me volaba la cabeza. Me parec que hab una veta que no estaba muy explorada. Hubo atisbos, cosas que hicieron Jaime [Roos], [Ruben] Rada. impulsor es Jaime! Sin querer iban mezclando. Pippo Spera me gustaba mucho. No era murga, pero era m popular enchufada. Y pasaron muchos a y todo lo que pod rescatar me lo escuchaba. Carlos Vidal, que vino a despu el loco edit un disco, Son nuestros hijos, Un poeta, un cr que es lo que falta ahora. No hay demasiados poetas. Y eso es un plus. Como dice [Guillermo] Lamolle, con iron “lo que importa es la m Es lo primero que la gente se detiene a escuchar, y despu procesa el texto. Si es contundente se instala en la cabeza. Y me gustaba tanto eso que, cuando empec a trabajar en la producci en el 97, en Remix, me ocup de los primeros discos de m nacional que sac el sello. Despu pas a Obligado y luego a Montevideo Music Group.

qu buscabas en los artistas en ese entonces?

A m lo que me gustaba era la mezcla. Cuando tengo la oportunidad, y empiezo a cotejar cosas, me acuerdo que mi ex mujer me muestra una grabaci un cassetitto que ten de un guacho que andaba bien. El tipo cantando con una guitarrita. me encant Me imagin todo, porque la esencia estaba ah Era Tabar Cardozo. Y ah empezamos a laburar. Yo quer hacer un disco compendio, que tuviera diferentes muestras de la idea. Con Pinocho Routin, el primero, Pitufo Lombardo, el Zurdo Bessio, Diego Berardi, Pablo Pereiro, que era director de A Contramano, y Tabar Los llam a todos, y no me dieron bola. Solo Tabar As que arrancamos a maquetear cosas. Grab una madrugada, y todas las canciones estaban buenas. Todas buenas. Incluso temas que despu nunca salieron.

qu no te dieron bola? muy loco en ese momento?

Y s Con los murguistas pasaba que no mostraban las canciones. Todo el mundo tiene canciones, pero en ese entonces, el murguista no se consideraba, a s mismo, como un artista. En las reuniones de sobremesa arrancaban cantando una de Fulano, de Mengano, y all a las tres de la ma tocaban una. “uh, qu lindo, qui es?”, “M Pero con timidez. Era todo as Y entr a ver que esas canciones ten gancho, porque el murguista tiene la suerte de cantar en el Sol el Luna Park, Las Tierritas y el Lavalleja. qu suerte? Porque vos palp distintos tipos de p lo que quiere la gente. Sent la necesidad de la gente. Es como cuando el pol sale en campa Va al almuerzo de ADM y a los barrios. Ac es igual. Ves la cara de la gente, qu siente. A veces te quedan mirando y no te aplauden, y no es que no entiendan nada, es que vos no te sab hacer entender. Ten que buscar la vuelta entre lo que quer expresar y lo que la gente pretende. Si a nadie le importa lo que quer expresar te pod hacer un disco para dejar en la mesita de luz de tu cuarto. Y adem est el hecho de que la murga te hace un merengue, una salsa, todo enganchado, con swing. Vos dec “este tipo, pas de un tema de Reflexus a uno de Az Moreno?”. Y s pas Eso se ve reflejado en su repertorio. Estos tipos, de extracci murguera, con sus bandas y sus canciones, hacen de todo. Y no lo hacen a prop No dicen: “voy a poner una cumbia, una salsa, un candombe”. Sale as Como sale en la madrugada. Es genuino. Es una suerte, una diferencia y un beneficio, una ventaja, respecto del m que solo habita en el teatro. No desmerezco al otro, pero el murguista tuvo la suerte de recorrer ese camino. A m con Falta y Resto, me ha tocado cantar en los lugares m inveros Los m lindos, los m raros, con poco o mucho p Me parece, tambi que el murguista tiene el poder de visualizar la canci que es lo que est faltando en el pa desde hace unos cuantos a

qu salen discos buenos y salen discos malos. Discos que, por m que los des vuelta y busques, no caen las canciones. Suenan bien, pero en un pa tan chiquito ten que apostar a una franja de p amplia. Muchos te contestan “hago la m que me gusta”. Bueno, hacela, pero contempl una franja de p amplia. Porque si vas a tocar, quer que te vayan a ver. Y si no va nadie, te defenestra emocionalmente. Est faltando discos con canciones. No es que diga que hay que hacer canciones para las radios, pero hay que tenerlas en cuenta. Si no, pasa lo que est pasando ahora. En los medios, en un momento hubo una moda de lo nacional, hace 15 a m o menos. Ahora no. Otra vez estamos como antes de eso. Tiene un poco de culpa la globalizaci porque la oferta es inmensa y hay que remar para estar ah Pero la vista se quit de lo local, y el artista nacional se utiliza como para llenar alg espacio. No quiero ser injusto.

discos suenan bien pero no tienen las canciones como para entreverarse en la programaci de los medios?

Eso es otra cosa. Pero si los medios no les dan bola, menos pelota les van a dar si no hay canciones. Entonces, un poco la justificaci est por ah Esto es un problema que nos ata a los uruguayos desde hace muchos a El hacer canciones. Antes Los Olimare sacaban un disco con tres, cuatro goles. Me vengo para ac en el tiempo y Jaime Roos siempre ha tenido un gol. Est tranqui porque est tranqui, pero puede tocar cuando quiere, porque repertorio no le falta. Ahora, si vos sac un disco sin un gol, ya la gente te objeta. La gente tiene un abanico ampl de posibilidades. Y los medios tambi te van a pasar si no ten canciones! Siento que eso pasa mucho. Por eso me apoyo en esto de la MPU: siento que toda esta gente tiene, adem de mucho para decir, canciones. Hay un contenido que est bueno, y adem tienen canciones. Ahora editamos un disco, Lo mejor de MPU, donde hacemos un racconto de temas de todos estos tipos en los diez a Y hay goles. Si no se pasan, es por necedad. Creo yo.

Yo tom los del MPU. A fines de los 70 se utilizaba. Incluso hubo alguna edici en disco. Los brasileros lo usan mucho, y ellos lo saben capitalizar. Fue un poco por ambas cosas. Yo buscaba un r y ese estaba ah es el negocio, hoy por hoy, para las discogr crisis del disco es real. Las ventas, en el a y medio, hab bajado casi un 60%, y en el verano, como todo, se planch La realidad del bolsillo de la gente se ve ahora, despu de que compran las cosas para las clases. La baja es cierta, y grande. Yo sigo creyendo en el disco, porque es un elemento necesario. El m lo sigue queriendo, m all de estar en todas las plataformas. El disco, en formato f es necesario. Es la manera de hace reaccionar a alguien, en medio de la marea de cosas. Es decir “ac estoy”. Si no, la nube virtual nos adormece. Creo que tiene que seguir funcionando. De hecho, hay intentos de discos de pasta, hay que ver c hacerlo convivir con el resto.

por d pasa entonces el desaf de la industria?

Es una cuesti global. En el exterior le llaman 360. Ac nos resistimos un poco a eso, y tratamos de sujetarnos a algunas cosas. En el exterior, si no firm el 360, que es todo, no les interesa. Todo. Si toc en el Polo, los tipos van ah Yo no me atrevo a juzgar a nadie, porque hay que ver por d rueda la pelota. Pero m va a seguir sonando, cada vez m En cualquier negocio necesit m Desde la m funcional a Youtube. Y los artistas cada vez reclaman m el trabajo de las productoras, porque se dan cuenta de que no pueden hacerlo todo. Es imposible. Varios artistas trataron de hacerlo, y no pudieron. La mira de los locos est en otro lado, no pueden prestar atenci en querer hacer todo. El tema es que los costos de producci quiz deban variar. Antes los sosten con el formato f Ahora no.

que hay un apoyo de las instituciones del Estado, como el Ministerio de Educaci o el de cultura de las intendencias, que por ah deber dar una mano a la creaci cultural?

Hay algunas entidades. Generalmente apoyan al artista. Hay como un prejuicio con las compa que creen que son monstruos. Yo soy una compa y no siento que sea as Hay que encontrar el equilibrio. Si una parte abusa, ya sea la compa o el artista, la cosa no va a funcionar. Hay que saber ubicarse en el rol que te toca jugar, no pedir m de lo que sab que no te pueden dar. Es dif ese juego. Hay apoyos al artista. Las discogr ahora, est dando vueltas carnero para sostenerse. En Argentina cerraron un mont de sellos independientes, y a las multinacionales no les importa invertir un poco m y especular. Pero tiene que existir una cercan entre el artista y el tipo que lo est editando. Una especie de sentimiento, de compromiso emocional, porque si no, no funcan las cosas. No son chorizos. Y ahora la producci est compleja, porque hay que cuidar el mango a morir. Es muyf fundirte. Y si un grupo funciona en el exterior, hay que tratar de potenciarlo, a m Sobre todo en el medio local, que a veces es hostil con aquellos a los que les va bien afuera.

Planes hay. Creo que el Gobierno, en los doce a ha aumentado su presencia en determinados actores del medio art Y eso se debe, un poco, al viraje que hay en lo cultural. Se le dio cierta importancia. Quiz no toda la que uno pretendiese, pero hubo una atenci una preocupaci por la cultura, por las artes. Si nos ponemos a discutir y a hilar fino vamos a encontrar miles de puntos en contra.

2008 a 2011, es la quinta vez, pero hace seis a que no lo hacemos. No quer hacerlo porque demanda mucha energ y el punto de inflexi es alto. Son casi 3.000 entradas para cubrir los costos. Es muy complejo. No lo hacemos por una cuesti de dinero, evidentemente. Pasaba que todos los artistas hab crecido bastante, y ten su propio evento en el a Era complicado insertarlos. Ahora lo hicimos pegado a Carnaval, vamos a ver si anda.
rebajas polo ralph lauren director de Montevideo Music Group