ralph lauren official El VW Polo ‘made in Spain’

CERDEÑA. A comienzos del mes de septiembre empezarán las entregas del nuevo Volkswagen Polo que se construye, en exclusiva para el mercado europeo, en la factoría espaola de la marca, en Landaben (Navarra). Esta factoría, situada en los alrededores de Pamplona, recupera la exclusividad después de que hace 15 aos un irresponsable enfrentamiento de algunos sindicatos con la dirección de la fábrica se la arrebatara.

Desde entonces la producción del modelo se ha compartido con las plantas de Bruselas (que ahora se va a centrar en producir el Audi A1) y de Bratislava (que produce los todoterreno grandes Volkswagen Touareg y Audi Q7, así como los bastidores del Porsche Cayenne, y se prepara para recibir al Volkswagen Up y sus derivados de otras marcas).

Gracias a esto, la producción anual debería situarse entre los 220.000 y los 240.000 unidades al ao. No obstante, Volkswagen, en estos momentos de caída de la demanda, prefiere no hacer previsiones. El único objetivo que mencionan es que desearían superar las ventas del modelo anterior cuyo pico fueron 200.000 unidades en un ao.

Según explica Walter De Silva, el responsable de diseo del grupo, con el nuevo Polo se ha querido hacer un coche con la mayor calidad, que se coloque en el vértice del segmento.

Y se puede decir que lo ha conseguido porque el coche, independientemente del gusto de cada persona, trasmite sensación de robustez, de calidad, de coche bien hecho en definitiva.

Lo que rechaza De Silva son las acusaciones de que ha querido hacer un Golf más pequeo, sealando que lo que él y su equipo han pretendido es aventurar el aire de familia con el resto de la marca. > hacer en Volkswagen lo mismo que hice antes en Audi. Quiero conseguir rápidamente que se distinga que es un coche de la marca explica.

Y para reforzar este argumento, seala alguno detalles, como los pilotos posteriores, tomados de la penúltima generación del Polo (con la estética de la última no parece estar demasiado de acuerdo).

Los interiores tienen el mismo estilo que los del Golf, siguiendo esa nueva política de diseo. Transmiten una gran sensación de calidad. Para el salpicadero, se han escogido dos tipo de calidades del plástico. Una de ella es de tacto duro que se reserva para la versión más baja en algunos países. En Espaa, sólo se comercializarán coche con el salpicadero de tacto blando.

El nuevo Polo utiliza la plataforma PQ24 que estrenó el nuevo Ibiza. Por tanto, las dimensiones de ambos coches, en lo que se refiere a vías y distancia entre ejes son la mismas. Como también lo son las suspensiones. Aunque a la hora de establecer los ajustes, en Volkswagen han optado por que sean algo más blandas que en Seat, para lograr un mayor confort.

En lo que se refiere a la gama de motores, en el momento del lanzamiento, habrá cinco motores entre los que elegir. Dos de ellos serán de gasolina. Uno es el 1,2 litros de 60 caballos, y otro es el 1,4 litros de 85 caballos. Este último motor podrá ir equipado del cambio automatizado DSG.

En cuanto a los diésel, son tres, todos ellos se basan en el nuevo motor de 1,6 litros TDI, con inyección de combustible a alta presión por conducto único ( rail que se ofrece en variantes de 75, 90 y 105 caballos en las que la diferencia reside en el turbo que llevan, la electrónica e incluso los árboles de levas.

No hay duda que habrá diferencia de precio entre cada una de las variantes, pero no la hay en lo que al consumo se refiere que es de 4,2 litros a los 100 kilómetros lo que equivale a 109 gramos de CO2 por kilómetro.

Con el motor de 90 caballos,
pantalones polo ralph lauren mujer El VW Polo 'made in Spain'
que se podrá también obtener con el cambio DSG, se va a realizar una primera versión de bajo consumo que consumirá 3,6 litros a los 100 kilómetros. Para lograrlo, además de unos desarrollos más largos, se han carenado los bajos del coche y se ha bajado su altura además de dotarlo con neumáticos de baja resistencia. Gracias a esto, las emisiones se reducen a 98 gramos de CO2 por kilómetro, igual que en el Bluemotion actual, menos potente.

De todas formas, Volkswagen prepara otro Polo Bluemotion que llegará al mercado a mediados de 2010. Equipara un nuevo motor de tres cilindros y 1,2 litros, de la nueva familia del 1,6 litros TDI. Realmente surge de cortarle un cilindro al motor de 1,6 litros.

Desarrolla 75 caballos y con un sistema Stop (que para el motor cuando el coche se detiene y lo arranca al pisar de nuevo el acelerador), los ajustes aerodinámicos y de rodadura de la línea Bluemotion consigue un consumo medio de 3,3 litros a los 100 kilómetros que se traducen en unas emisiones de CO2 de 87 gramos por kilómetro.

Incorpora también un dispositivo similar al de recuperación de energía en retención y frenado, que permite un apoyo instantáneo de potencia. Pero ahí no terminará todo puesto que el equipo de técnicos que dirige el doctor Hakenberg prepara una versión equipada con el cambio automatizado DSG, compatible con el Stop con el que esperan reducir el consumo a 2,6 litros a los 100 kilómetros.

Pero ante de que aparezca esta variante Bluemotion llegará la versión más deportiva, equipada del motor TSi de 1,2 litros y 100 caballos. Inicialmente se ofrecerá con un cambio manual de seis marchas pero poco después estará disponible el cambio DSG de siete marchas, como el que equipan el de 85 caballos de gasolina o el 90 caballos TDI.

En lo que se refiere a la carrocería, se ofrecerá en tres y cinco puertas. La de tres puertas no será más baja de techo, como han hecho los hombres de Seat con el Ibiza para forzar una imagen de coupé.

También se está preparando una variante tipo berlina (con maletero), para mercados emergentes. Para conseguir un aspecto más armónico que el que suelen tener este tipo de coches, tendrá una distancia entre ejes ampliada y una vía posterior más ancha. Este coche será fabricado en China, en India y en Rusia, en la nueva fábrica de Kaluga. Se estudia también el introducirlo en América del Sur, fabricándolo en Brasil.

Aunque rápidamente se percibe que se ha optado por suspensiones relativamente blandas, la impresión de conducción es muy buena. El coche se muestra muy ágil y responde alas solicitaciones del volante con rapidez. Casi como si fuera un kart.

Particularmente en la versión de gasolina probada, la 1,2 litros TSi, que será la que llegue más tarde al mercado. Aunque los técnicos de Volkswagen aseguran que la diferencia de ésta con las equipadas de motores diésel es de apenas 15 kilos, dado que lleva varios radiadores y un intercooler, parecen ser suficientes para que se aprecie una mayor agilidad.

Sin embargo, hay que saludar el buen trabajo redesarrollo del motor 1,6 TDI, particularmente en las versiones de 105 y 90 caballos. Su capacidad de respuesta hace que en zona de curvas resulta más relajado de conducir que el motor de gasolina pese a toda su excelente voluntad.

Particularmente interesante parece el motor de 90 caballos, que tiene la misma respuesta en baja que el de 105 y con la única diferencia de que un poco menos a altas revoluciones. En cambio, es decepcionante el de 75 caballos, en el que parece que los ingenieros se han esforzado en conseguir que tenga unas pobres prestaciones.

Buen aislamiento de la mecánica, en particular de los diesel (muy lograda la del tres cilindros, que no vibra). El motor de gasolina probado pareció algo más ruidoso que los TDI. En cuanto a la presentación, muy cuidada,
pantalones polo ralph lauren mujer El VW Polo 'made in Spain'
resulta más rica que la del Ibiza.