ralph lauren imitacion Polémicas reacciones al clásico que Barcelona le ganó a Real Madrid

“Habla ahora, habla ahora” se leyó clarito en la boca de Sergio Ramos, sealando hacia el palco, cuando salió expulsado del duelo en el Bernabéu. El destinatario era Gerard Piqué, en un capítulo más del cruce de acusaciones que ya tiene historia en el fútbol espaol.

Qué quería decirle Ramos? Hablaba de una acusación de Piqué en sus redes sociales en las que afirmaba que desde el palco del Bernabéu se “mueven los hilos del país”.

A su turno, Piqué repuntó: “Se va a arrepentir (Ramos) cuando llegue a casa. La falta contra Messi es clara, va con los dos pies por delante”. Y fue más allá, como siempre, por supuesto: “En el Bernabéu están acostumbrados a arbitrajes muy permisivos y cuando lo hacen bien el árbitro es el malo de la película”, dijo.

Y Ramos le contestó: “Ahora dirán lo que quieran los medios de su casa. No me he dirigido al arbitro en ningún momento. A él ( Piqué) le gusta siempre opinar de los árbitros y de las jugadas polémicas. Con tantas quejas y con tanto morbo de cada tuit que hace, se ha llevado el gato al agua”. Sobre el polémico arbitraje soltó: “Eso dice él, pero como el suyo del PSG Todos estamos en el barco, el que se baje que luego no venga a celebrar”.

Lo curioso es que esta vez Piqué opina por él y por su club, pues el director técnico del Barcelona, Robert Fernández, pidió que el Comité de Competición “tome nota” de los gestos de Sergio Ramos cuando se retiraba del césped pues, en su opinión, es casi igual a la actitud que a Neymar le costó una sanción de tres partidos, entre ellos este último clásico.

Un dardo más tiraría Luis Enrique, técnico de Barcelona, quien no desaprovecha la ocasión cuando se enfrenta a la prensa. “Si queréis nos disculpamos porque Messi decida el partido. O no vale que Messi decida el partido?”, dijo a la primera pregunta que le hicieran en Madrid. Y también hubo para los árbitros: “No soy de arbitrar de nuevo los partidos. Ni para bien ni para mal. Pienso que el colectivo arbitral necesita ayudas, en este partido, pero también en todos”.

El dardo de Zidane, aunque intentara maquillarlo de todas las maneras posibles, fue contra sus propios dirigidos: “La verdad es que empatando con diez e ir a presionar arriba, es peligroso. Al final, lo pagamos”, dijo. “Son muchos partidos en los que tenemos ocasiones y no hacemos goles. Al final te castiga un poco porque enfrente hay un equipo que sabe jugar y sabe hacer dao”, lamentó.

Eso sí, se apresuró a aclarar: “No se lo reprocho a mis jugadores”. Aja, claro. Será por eso que el propio Marcelo asumió la responsabilidad de no haberle hecho falta a Messi oportunamente, como en la cancha se lo reprochó a gritos Cristiano Ronaldo.
polo ralph lauren outlet españa Polémicas reacciones al clásico que Barcelona le ganó a Real Madrid