ralph lauren baby os de actividad en el Polo Químico de Huelva

Fondos de InversiónBanca PrivadaZona de tradingBloomberg BusinessweekBanca DigitalLotería de NavidadElecciones catalanasReferéndum CataluaBitcoinDeclaración Renta Cláusulas sueloBanco PopularPresupuestosBrexitElecciones EEUU 2016Observatorio IEB INVERSINDeutsche BankStartupBlack FridayIbexEuriborPetróleo BrentAbengoaElecciones 20 DEl rincón de LegalitasGreciaSyrizaAtentados en ParísVolkswagenRebajasBanco SabadellBanco MadridCiudadanosBankiaPetróleoBCEBanco de EspaaSyrizaBanco SantanderAppleMario DraghiSalario Mínimo InterprofesionalPodemosAyuda a paradosBBVABankinterReforma fiscalManuales InversiónDeclaración RentaUrdangarínGuerra de divisasDesahuciosFacebookResultadosRodrigo RatoPrima de riesgoItaliaEl aula del accionistaCláusulas sueloDebate sobre la NaciónBárcenasLa nueva bancaChipreTrump

Todo tiene un principio y un final, y las industrias químicas también, como lo pone de manifiesto el caso de FMC Foret, una empresa que llegó al Polo Químico de Huelva hace 45 aos y que en estos días vive su ocaso con el desmantelamiento de unas instalaciones que llevan cerradas desde hace casi tres aos.

El desenlace de este final tiene como consecuencia el auto de la Audiencia Nacional de diciembre de 2009 en el que se decidía la ejecución de la sentencia que confirmaba la caducidad de la concesión de los fosfoyesos a la zona de marismas de Huelva a Fertiberia y adelantaba su cese a finales de 2010.

Esta decisión, afectaba directamente a FMC Foret ya que había venido realizando en los últimos aos la gestión del sulfato cálcico conjuntamente con Fertiberia, a instancia de la Junta de Andalucía y con la conformidad de la Dirección General de Costas.

El no encontrar ninguna opción viable ante esta nueva situación, motivó que en noviembre de 2010 la compaía anunciara el cierre de sus instalaciones y a finales de diciembre presentara un Expediente de Extinción de Empleo que afectó a 140 trabajadores. El 31 de diciembre de 2010 la factoría echaba el cierre.

Desde entonces los trabajadores, fundamentalmente los 83 recolocables que no pudieron acogerse a prejubilaciones, han estado inmersos en una particular batalla por lograr que las instalaciones retomaran su actividad que comenzaba a finales de febrero de 2011 con una acampada permanente a las puertas de la factoría y que continuó con numerosas movilizaciones y encuentros institucionales.

Durante meses, la frustración, la desesperación y la decepción se mezclaban con la esperanza de que las negociaciones iniciadas con la empresa Fertinagro dieran frutos y, por otra parte, se pudieran aprovechar parte de las instalaciones y recuperar su empleo.

Sin embargo, en octubre de 2012, después de casi dos aos, ambas compaías anunciaban “el cese irrevocable” de las negociaciones motivado por el Decreto Ley 1/2012 de moratoria de ayudas a energías renovables.

Ello convertía en inviable económicamente la instalación de cogeneración,
ralph lauren niños españa os de actividad en el Polo Químico de Huelva
clave para garantizar productividad y competitividad de las instalaciones y el hecho de que Fertinagro estuviera desarrollando en Huelva otro proyecto industrial cuyo arranque se vio complicado y en el que decidió centrar sus esfuerzos.

La noticia cayó como un jarro de agua fría entre los trabajadores que, lejos de quedarse de brazos cruzados, presentaron su propio proyecto para mantener la actividad industrial, denominado ‘Onufos’ que planteaba la producción de 80.000 toneladas anuales de componentes para nutrición humana y animal y que, pese a la ilusión, no encontró la respuesta esperada por parte de la administración.

A pesar de todo este esfuerzo, y de las reiteradas peticiones realizadas por el colectivo para que se retrasara el desmantelamiento de las instalaciones industriales, en abril de este ao el Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Huelva aceptó la renuncia de FMC Foret sobre su titularidad de la planta y aprobó la autorización de las obras para su desmantelamiento.

Unas labores en las que la empresa está inmersa en la actualidad y que implican, además de la retirada de las estructuras, la contaminación del suelo en el que ha estado asentada, algo para lo que en su día depositó un aval de cinco millones de euros.

Es la empresa Antonio Espaa e Hijos la que ha sido adjudicataria de las labores de desmantelamiento de las estructuras metálicas que conformaban la planta que se prevé concluyan en el segundo trimestre de 2015, fecha para la que este terreno se quedará baldío.

El fin de cuatro décadas de actividad industrial, recordadas con aoranza por muchos, los que se han visto afectados por esta decisión; y vistas por otros, como el colectivo Mesa de la Ría,
ralph lauren niños españa os de actividad en el Polo Químico de Huelva
como una oportunidad de futuro y como un paso victorioso en la lucha que emprendieron a principios de este siglo por la recuperación de la Avenida Francisco Montenegro para la ciudad de Huelva.