ralph lauren swim Operaci n High Jump

Entre finales de 1946 y comienzos de 1947, la mayor fuerza militar expedicionaria que los EE. UU. haya enviado a la Ant rtida hasta el presente comienza a desplegarse desde las bases norteamericanas en el Mar de Ross (al sur de Nueva Zelandia) hacia el continente, divididos en tres grupos convergentes, iniciando una invasi n de vastos alcances.

La Task Force 68, la fuerza invasora, est compuesta por 13 barcos (entre rompehielos, destructores, cargueros y buques tanques de aprovisionamiento), 2 lanzadores de hidroplanos, un buque de comunicaciones, un submarino (Sennet) y un portaviones (Phillipine Sea); los efectivos embarcados suman 4.200. Lidera la operaci n el Almirante Richard Byrd.

Oficialmente la Operaci n Highjump eran simples maniobras que ten an por objeto “probar equipos militares y tropa en condiciones ant rticas”.

La expedici n estaba planeada y equipada para una duraci n de 6 a 8 meses. La misi n es esencialmente militar, se ha desestimado la participaci n de observadores extranjeros y ha contado con el concurso de un limitado n mero de cient ficos especializados, lo cual destaca su car cter prioritariamente militar. La magnitud del esfuerzo aeronaval sumado a trascendidos sobre algunos de los verdaderos objetivos de la misi n, ser n motivo de especulaci n todav a d cadas m s tarde sobre sus verdaderos fines.

Los alemanes del Reich se repliegan en la Ant rtida

En 1938 y 1939, la Sociedad Alemana de Investigaciones Polares respalda sendas exploraciones liderada por el capit n Alfred Ritscher, quien navega en el buque Schwabenland. La expedici n arriba a la regi n conocida como Queen Maud Land y aerofotograf a m s de 600.000 km2.

Las circunstancias que se viven bajo el r gimen NS llevar n a suponer que mas all del car cter civil y cient fico de las mismas influyeron de forma decisiva consideraciones estrat gicas y militares.

Durante la guerra, escuadrillas de submarinos alemanes hab an estado incansable y fren ticamente yendo y viniendo de la Ant rtida. Los alemanes estaban construyendo enormes complejos subterr neos en las tierras ant rticas, no escatimando recursos ni cient ficos. Es all a donde huyeron casi todos los jerarcas NS que “desaparecieron”, empezando por Adolf Hitler.

Seg n el investigador portugu s J. Garrido, una semana antes de la rendici n alemana en 1945, el comandante de la flota de submarinos alemanes, Almirante Doenitz, afirmaba que nunca se rendir a a los Aliados.

El prestigioso Almirante Byrd comanda la Operaci n High Jump.

Richard Byrd participa en la Operaci n High Jump como oficial a cargo de la misma en tanto que el comando de la Task Force 68 recae en el almirante en activo Richard H. Cruzen.

Si el prop sito declarado de la operaci n era el del entrenamiento de personal y puesta a prueba de equipos militares en condiciones extremas, por qu era necesario enviar tantos barcos, unidades y soldados y por qu se prohibi la presencia a observadores extranjeros?

Durante esta operaci n Byrd hab a sobrevolado, por lo menos una vez, todo el territorio de Neuschwabenland, desde la direcci n sur oeste hasta las tierras altas de Ritscher (Ritscher Hochland) y las reas Este del Polo Sur. Sin saberse por qu , Byrd regresa a Estados Unidos en Febrero de 1947 y declara en una entrevista que le hace un reportero que era “necesario para los Estados Unidos tomar acciones defensivas contra aviones de combate enemigos que vienen de las regiones polares” y que en caso de una nueva guerra “los Estados Unidos ser an atacados por aviones que pueden volar de un polo a otro con incre ble velocidad”

Otras extra as declaraciones realizadas en Estados Unidos por Byrd y otros militares en ruedas de prensa hablaban de avistamientos y encuentros con aeronaves de altas capacidades no comparables con los mas avanzados aviones a reacci n de la poca.

El almirante Byrd tuvo que enfrentarse a un secreto y minucioso interrogatorio de las autoridades norteamericanas. Tras ello, Estados Unidos se retir de la Ant rtida durante casi una d cada.

Pero a n despu s de terminarse la Operaci n High Jump, siguieron ocurriendo cosas extra as: James Forrestal, Secretario de Defensa en el per odo de la operaci n, es internado en 1948 en un hospital,
ralph lauren purple Operaci n High Jump
donde bajo extra as circunstancias cae de un d cimo piso. Oficialmente fue un suicidio. Y por qu nada le ocurri al almirante Byrd? Seguramente porque era demasiado prominente y demasiado respetado por el pueblo norteamericano, su muerte hubiera sido demasiado llamativa.

Inmediatamente despu s de esta operaci n, el 19 de febrero de 1947 el propio Byrd sobrevuela una vez m s el Polo Norte, por orden de su pa s, llegando a “nuevas tierras desconocidas”. Su cr ptico y singular testimonio sobre esta nueva misi n, que en forma fragmentaria reproduce la prensa, es inicialmente soslayado, aunque seguir alimentando una suerte de leyenda sobre enigmas existentes en las latitudes polares, lo que sumado a la inaccesibilidad relativa a los mismos por parte de fuentes no militares o cient ficas los har perdurar.

Americanos y sovi ticos, juntos en la Ant rtida.

Es muy extra o el hecho de que en la Operaci n High Jump participaran fuerzas sovi ticas, por ejemplo algunos barcos. Sovi ticos y americanos colaborando juntos a principios de la Guerra Fr a? Acaso los nuevos enemigos se reconciliaban por un corto periodo para terminar de acabar con el enemigo com n, el Reich alem n?

Extensas e in ditas operaciones a reas.

El grupo principal, de reconocimiento a reo magn tico y fotogr fico, opera desde una pista continental construida para lanzar aviones del tipo DC3 adaptados para vuelos de largo alcance de relevamiento aerofotogr fico. Se tomaron 70.000 aerofotograf as en dos semanas, lo cual demuestra los amplios recursos a reos empleados en la operaci n. Qu estaban buscando los americanos?

Explosiones at micas en Neuschwabenland.

Se llevaron a esta expedici n bombas at micas, como indican algunas fuentes? Algunos autores indican que se detonaron bombas at micas en Neuschwabenland. Estas explosiones at micas ser an la causa del actual agujero de la capa de ozono en la Ant rtida.

De cualquiera de las formas, las bases alemanas en la Ant rtida no estaban en superficie, sino que eran subterr neas. Contaban los alemanes del Reich con la posibilidad de un ataque at mico? Sin duda. Tengamos en cuenta que los norteamericanos no hab an tenido reparos en lanzar dos bombas at micas contra los n cleos civiles japoneses de Hiroshima y Nagasaki, en que perecieron carbonizadas cientos de miles de personas inocentes y quedaron con graves secuelas de por vida otros tantos. Pod an tener entonces reparos en lanzar bombas at micas contra un continente s lo habitado por nazis y ping inos?

Seg n ciertas fuentes, s es seguro que por lo menos en 1958, a o en que se realiz una nueva “expedici n” estadounidense a la Ant rtida, se llevaron armas nucleares y se emplearon tres veces: el 27 y 30 de Agosto y el 9 de Septiembre. Ninguno de los tres misiles at micos explosion en el suelo ant rtico, sino que, sin encontr rsele explicaci n, estallaron en pleno vuelo sobre el mar cuando se dirig an a su objetivo.

La retirada.

Si bien se estim para la Operaci n High Jump una duraci n de seis a ocho meses, las fuerzas invasoras debieron retirarse al cabo de seis semanas, despu s de numerosas p rdidas no determinadas en material y hombres. Otras fuentes indican que la retirada empez a las tres semanas, tras producirse decisivos combates entre atacantes y defensores de Neuschwabenland.

No sabemos cu les fueron las bajas reales de los invasores, pero se sabe por ejemplo que el submarino Sennet, oficialmente por causa de los hielos ant rticos, lleg a sufrir serias abolladuras en su casco, debiendo ser retirado durante la operaci n a un puerto de Nueva Zelanda para ser reparado. Tambi n se sabe que se perdieron varios aviones de combate y material a reo de alta tecnolog a, y que hubo p rdidas humanas, en concreto muertes de marines norteamericanos. Todo esto en una operaci n de adiestramiento?
ralph lauren purple Operaci n High Jump