polo ralph lauren big pony La brecha salarial en C

TOLEDO, 21 Feb. (EUROPA PRESS)

La brecha salarial entre hombres y mujeres en Castilla La Mancha está situada en torno al 26 por ciento, lo que supone tres puntos por encima de la media nacional 29 por ciento y esto hace que la ganancia media en la región sea de 20.670 euros, de los cuales 18.097 euros es el salario medio de las mujeres y 22.756 euros el de los hombres, una situación “alarmante” para el sindicato CCOO.

Así lo ha manifestado la secretaria de Empleo y Políticas Sociales de CCOO Castilla La Mancha, María ngeles Castellanos, durante la presentación del informe ‘La brecha salarial de género en Castilla La Mancha’, donde ha afirmado que la brecha salarial es una “realidad demostrable con datos”, ya que tras esto existe un problema de “ausencia de reparto justo de la riqueza y las obligaciones”.

Un conflicto que ha situado a las mujeres en el ámbito domestico, siendo estas “relegadas” a las tareas de cuidados sin recibir una prestación por ello y “ningún tipo de reconocimiento”, lo que ha llevado a que las mujeres cuando se incorporan al mercado de trabajo lo hagan “con esta carga de género”.

Para Castellanos, los puestos de trabajo que ocupan las mujeres están “muy vinculados” a las tareas de cuidados, ya que trabajan “mayoritariamente” en los sectores sanitarios, de servicios sociales o en el asociacionismo, a lo que ha aadido que los que las contratan “lo hacen con estos roles de género” ya que los empleadores “tienen en cuenta que van a tener que ocuparse de tareas de cuidados y esto les impide desarrollar su carrera profesional”.

Castilla La Mancha es la segunda región “con menor renta disponible del Estado”, por tanto, para Castellanos, se parte de una “situación de pobreza”, ya que los salarios de los hombres “ya son bajos” y por lo tanto los de las mujeres “son aún más bajos” lo que las sitúa en una situación de precariedad “mucho mayor”.

La secretaria de Empleo y Políticas Sociales de CCOO en la región ha comparado la media de lo que cobra una mujer de Castilla La Mancha con lo que cobra un hombre en el conjunto de Espaa, donde supone que una mujer de la región tiene que trabajar “un 42 por ciento más que un hombre en el conjunto del Estado”.

Pero, para Castellanos, la realidad es “más sangrante” cuando se entra al detalle de como están estructurados los salarios sobre todo en las rentas más bajas, en el percentil 10, que es en el que se sitúan los hombres y mujeres con menores niveles de ingresos, la brecha supone que las mujeres de la región cobran un “80 por ciento menos que los hombres que menos cobran”, una diferencia “brutal”.

La sindicalista ha dicho que el sector industrial es el que tiene los salarios más altos de Castilla La Mancha, pero ahí la presencia de mujeres “es escasa”, llegando al 25 por ciento, además el 75 por ciento de los puestos directivos están ocupados por hombres. Este sector destaca especialmente en la provincia de Guadalajara.

Por su parte, la secretaria de Mujer e Igualdad de CCOO Castilla La Mancha, Rosario Martínez, ha puesto de manifiesto que este informe “evidencia las profundas grietas entre hombres y mujeres”, una desigualdad que, a su juicio, se traslada al empleo y a la calidad de este.

Martínez ha asegurado que no pueden “tolerar la inacción del Gobierno central”, ya que se deben “escuchar las propuestas de los agentes sociales y las reivindicaciones históricas de las sindicalistas”. Es por ello que para combatir la desigualdad se debe hacer “desde su origen”, ya que hay que actuar “en factores que tienen que ver con la base de esas discriminaciones de género”, porque es “algo palpable” que las mujeres se concentran en ocupaciones “que tienen relación con los roles que se les tienen atribuidos”.

Para la responsable de Mujer e Igualdad del sindicato, se debe entender la negociación colectiva como un ámbito de “empoderamiento de la mujer”, negociando los convenios con una “perspectiva de género en todas las fases y dimensiones”.

Además ha pedido evitar la segregación ocupacional que marca la presencia de un determinado género en sectores y acabar con la segregación vertical, que incide en la presencia de mujeres en puestos y categorías de menor responsabilidad y salario, actuando de esta forma sobre la segregación educacional y profesional.

Martínez ha propuesto fomentar la corresponsabilidad, garantizando la aplicación de medidas positivas y teniendo en cuenta la diversidad de tipos de familias, así como establecer la obligatoriedad de negociar planes de igualdad en los convenios colectivos y políticas activas de empleo para mujeres desempleadas con itinerarios personalizados en orientación, formación y recualificación profesional.

La exigencia de la reducción de la temporalidad injustificada, a través de la penalización de la temporalidad, incrementando la cotización por desempleo en los contratos temporales y reduciéndola en los indefinidos; o el papel de la inspección de trabajo debe ser más relevante en la eliminación de la brecha salarial, son otras de las propuestas.

La líder sindical ha pedido políticas públicas que incentiven la corresponsabilidad en las tareas de atención y cuidado de menores y personas dependientes, especialmente en la regulación de los permisos de maternidad y paternidad de manera que estos sean iguales entre hombres y mujeres.

Por último, desde CCOO han pedido una racionalización de los horarios, para hacer un mejor uso del tiempo y apostar por el desarrollo de ‘empleos verdes’ que favorezcan el desarrollo rural y la empleabilidad de las mujeres en ese ámbito.
perfumes de ralph lauren para mujer La brecha salarial en C